El Premio Turner 2021 ha avanzado hace unas semanas cuáles son sus finalistas de la edición actual. Cada año este galardón suele venir acompañado de la polémica, aunque este año es noticiable por otros aspectos.

Pero antes, veamos en qué consiste el Premio Turner.

El Premio Turner: un poco de Historia

Desde el año 1984 la Tate Gallery de Londres hace entrega del Premio Turner. Es un galardón con el que se recompensa a un artista británico o residente en Gran Bretaña menor de 50 años.

Los trabajos de los artistas finalistas se exponen durante unos meses, tras los que se decide un ganador.

Prácticamente desde sus inicios, el Premio Turner se ha constituido como uno de los grandes referentes para los artistas contemporáneos. Obtener esta condecoración artística eleva a los creadores a una categoría que los convierte en un clásico de nuestro tiempo. Artistas como Anish Kapoor, Damien Hirst, Steve MacQueen o Antony Gormley están en este listado de elegidos, lo que hace que también estén entre los artistas vivos con más presencia en exposiciones, casas de subastas, libros de arte actual y proyectos artísticos de todo tipo.

El poder mediático del Premio Turner es superior a otros galardones del mundo del arte, como es el del León de Oro de la Bienal de Venecia. Desde luego, toda la polémica que rodea a estos premios británicos hace que muchas obras presentadas sean cuestionadas desde los tabloides y noticiarios ingleses. Si no, que se lo digan a la famosa cama –My bed– de Tracy Emin, que fue finalista del año 1999.

La decisión del Premio Turner de 2019

El Premio Turner se iba desarrollando de manera más o menos habitual temporada tras temporada, con algunos cambios. El de la inclusión en el galardón de artistas no británicos, pero que trabajasen en Gran Bretaña, fue quizá la modificación más importante desde los presupuestos iniciales.

Sin embargo, en 2019 hubo una primera decisión que sorprendió a todos. Los artistas finalistas fueron el jordano Lawrence Abu Hamdan, las británicas Helen Cammock y Tai Shani y el colombiano Óscar Murillo. Los cuatro creadores enviaron una carta al jurado solicitando que juntos formaban un colectivo y que merecían repartirse el premio. La junta de valoración accedió y el dinero del galardón se distribuyó a partes iguales entre los últimos participantes.

La apuesta por la creación artística en las Becas Turner 2020

En 2020, em plena pandemia, el Premio Turner no se detuvo. En medio de una crisis sanitaria que se transformaba también en una crisis económica con graves afectaciones al sector cultural, la organización tomó una resolución histórica.

El Premio Turner se convirtió en las Becas Turner: 10 dotaciones de 10.000 para 10 artistas seleccionados, para que así puedan seguir concibiendo sus obras de arte a pesar de todos los problemas derivados del coronavirus.

Los nominados al Premio Turner de 2021

En 2021 ha vuelto el formato clásico del Premio Turner de 4 o 5 finalistas que exponen su obra, tras lo que el jurado decidirá por el ganador del importante premio de las artes.

Sin embargo, también movido por la atmósfera de la pandemia, se ha optado por un cambio en los artistas escogidos.

En palabras del directo de la Tate Britain, que actúa como presidente del jurado, el Premio Turner “captura y refleja el estado de ánimo del momento en el arte británico contemporáneo. Después de un año de encierros en los que muy pocos artistas han podido exhibir públicamente, el jurado ha seleccionado cinco colectivos destacados cuyo trabajo no solo ha continuado durante de la pandemia, sino que como resultado se ha vuelto aún más relevante”.

Por tanto, el gran cambio es que se ha decidido premiar a proyectos colectivos activistas, con incidencia en su entorno, con poder trasnformador en la sociedad.

Hasta la fecha, casi todos los aspirantes a los Premios Turner habían sido artistas individuales. En algunos casos también habían participado colectivos, como Assemble en 2015 -a la postre ganador del galardón- o Forensic Architecture en 2018.

Sin embargo, para esta edición de 2021 se ha decidido apostar íntegramente por el arte dirigido por y para colectivos de su entorno más próximo. Si el arte no ayuda a mejorar a los ciudadanos en los momentos más difíciles, quizá no tenga ningún sentido.

Un arte combativo, social, colectivo

Los finalistas de la edición de 2021 del Premio Turner son 5. Entre el 29 de setiembre y el 1 de diciembre se expondrán los trabajos en el Herbert Art Gallery and Museum. El 1 de diciembre se sabrá quién es el ganador.

Cooking Sections se compone de un dúo de artistas de Londres que se cuestionan a través de la performance, la instalación y el vídeo los sistemas de organización del mundo a través de la comida, su consumo y producción.

Array Collective operan desde Belfast. Son un grupo de artistas que se valen de las acciones artísticas para combatir los problemas de Irlanda del Norte. Se han posicionado en temas de actualidad como la depenzalización del aborto en Irlanda o el apoyo a las comunidades de homosexuales, muy discriminadas en esta isla británica.

Desde el Riverside Cardiff surge el proyecto comunitario Gentle/Radical. Funciona como un colectivo multidisciplinar integrado por artistas, intérpretes, trabajadores sociales y más profesionales de otras áreas que intentan cohesionar un vecindario multiétnico. Gentle / Radical han creado espacios físicos y virtuales de encuentro, para escuchar y hablar, para aprender de su vecino, para entender las diferencias y establecer lazos de unión.

En su proyecto Doorstep Revolution quieren que los vecinos y vecinas compartan sus vivencias durante la pandemia, especialmente en todos los meses de confinamientos y cierres obligatorios de muchos comercios en Inglaterra. Se han establecido espacios de diálogo cara a cara, también se puede llamar a un teléfono o escribir la experiencia a un mail. Incluso hay un podcast que engloba toda la experiencia. Todo para mejorar la comunidad, vecino a vecino.

B.O.S.S. (Black Obsidian Sound System) utilizan los sonidos de la diáspora africana para llevarlos al activismo radical de la fiesta y la performance musical. Actúan desde Londres y están formados por y para personas de colectivos queer, afrodescendientes, trans, intersexual y racializadas. Unen disciplinas como el cine, la instalación artística, los conciertos polifónicos o las raves, donde se despliega un inmenso talento creativo musical, que une lo tradicional con lo tecnológico.

Project Art Works

Desde Hastings actúa el colectivo Project Art Works. Trabajan para comunidades con discapacidad intelectual y alteración cognitiva, tanto para los afectados directos como para sus familias y cuidadores.

Project Art Works une las comunidades de su ciudad con creadores e instituciones inglesas y de todo el mundo. Por ejemplo, en su proyecto de 2016 Explorers crearon talleres, exposiciones y seminarios artísticos con las personas de capacidades diferentes en el centro, conectando con otros usuarios de Australia a través de las nuevas tecnologías. En Illuminating the Wilderness las familias y los afectados descubrieron la campiña escocesa, con actividades artísticas que acabaron en forma de película.

Por último, concibieron Studio B como una respuesta de afectos en pleno confinamiento. Se promovió el intercambio de llamadas, cartas, vídeos e incluso objetos entre familias. Un artista participaba como mediador, para que de ese intercambio se crease una obra de arte. Valía la pena seguir creando en los momentos más duros, compartiendo los resultados, para hacer crecer la comunidad, devolver la generosidad con un trabajo creativo propio que tejiese redes más fuertes.

Premio Turner 2021: ¿Hacia un nuevo arte?

El Premio Turner 2021 será histórico por su apuesta por el arte más comprometido, entregado a la sociedad. Y no a cualquier ciudadano, sino a los que requieren necesidades especiales por una cuestión de capacidades especiales; o los que están apartados por una cuestión de raza, origen, sexo.

En las circunstancias más duras, estas minorías pueden tenerlo más difícil que aquellos que no necesitan redes vecinales porque ya están bien establecidos en la comunidad.

Por eso es tan importante que se premie a los colectivos que han puesto el arte al servicio de los más necesitados. Los que usan las tecnologías para tejer nuevas redes entre ciudadanos, entre vecinos.

También hay que recalcar que se trata de un arte del ahora, que se hace en comunidad. No son obras para colgar en la pared del museo, sino que su valor reside en su construcción entre todos y todas. Esa es realmente la utilidad de este arte, la del hecho de crearse en un colectivo y no la de mostrarse en una sala de exposiciones.

Ojalá que, a partir de este Premio Turner 2021 emerjan más iniciativas artísticas  que han surgido para y por la gente desde la llegada del coronavirus.


Para saber más:

«El Turner Prize apuesta por el cambio social», en El Cultural.

¿Te ha gustado esta lectura? Suscríbete para recibirlos próximos artículos en tu correo

* indicates required

Deja un comentario