El ASMR es un fenómeno audiovisual de gran éxito en las generaciones más jóvenes. Se puede encontrar en YouTube y algunas redes sociales, como TikTok, Instagram, pero también en la plataforma de Twitch.

¿Qué es el ASMR?

Pero, antes de nada, ¿qué es eso de ASMR? Se trata de un neologismo que viene del acrónimo Autonomous Sensory Meridian Response; en castellano, Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma.

El placer sonoro de los vídeos ASMR

Son esos vídeos que causan una sensación placentera debida a un entorno sonoro muy agradable, donde no hay ruidos estridentes.

En general, en estas piezas audiovisuales se escuchan voces susurradas y sonidos producidos de manipulación cuidadosa de objetos. Los protagonistas de los vídeos rompen pequeñas piezas de jabón, revuelven cuencos con bolitas, rasgan piezas de espuma…pero también realizan otras acciones como comer o limpiar diligentemente un objeto.

Todos los vídeos ASMR necesitan captar la mayor parte de los sonidos. Por ello se utilizan micrófonos de la mayor calidad posible. También se recomienda al espectador que se conecte con sus auriculares para disfrutar de la experiencia de una forma inmersiva.

ASMR en el museo Victoria and Albert Museum
ASMR en el museo Victoria and Albert

ASMR en el Victoria and Albert Museum

El Victoria and Albert Museum inglés es el único museo que se ha apuntado a los sonidos del ASMR.

En el canal de YouTube del Victoria and Albert Museum han preparado la lista de reproducción “ASMR at the Museum”. Las conservadoras de la colección textil y de la colección de teatro y actuación del museo inglés realizan ante la cámara los habituales trabajos que ocupa su cargo. Desde abrir las cajas que contienen las piezas para observar el estado de conservación de los objetos, hasta arreglar un vestido, pasando por la humidificación de un tutú de ballet para su limpieza.

Se presentan objetos icónicos, como el vestuario del actor Ian McKellen para una representación teatral de Shakespeare, el vestido con el que Sandie Shaw ganó Eurovisión en 1967 o el famoso bombín de Charlie Chaplin.

El ASMR en el museo y la conservación del objeto artístico

Todas estas acciones de conservación requieren de una manipulación muy cuidada. El micrófono de alta calidad apunta a las manos de la conservadora, captando todos los sonidos de la profesional sobre las prendas. Así, se escucha perfectamente cómo se retiran los papeles que envuelven los objetos; el choque de la pedrería de cuando se observan los detalles que están descosidos en la tela; o cómo se recortan los materiales sobrantes en las intervenciones de consolidación de los tejidos.

Mientras ejecuta cada proceso, la conservadora protagonista del vídeo del ASMR explica con voz suave todos los pasos. De esta forma conocemos porqué a veces no pueden usar guantes, cómo se insertan materiales que ayudan a proteger los vestidos o cómo se examina cada decoración bordada de un vestido de PJ Havey.

ASMR en el Victoria and Albert Museum limpieza
ASMR en el Victoria and Albert Museum

ASMR en el museo: una opción para descubrir las colecciones

Los vídeos ASMR del Victoria and Albert Museum demuestran la capacidad de adaptación de la institución hacia las nuevas modas de consumo audiovisual. Si hay una gran cantidad de público que mira y escucha vídeos sobre ASMR, ¿por qué no crear desde el museo unos clips sobre este tema?

El ASMR en el museo es posible, como lo prueban los vídeos de la institución inglesa. Se puede hacer con el delicado trabajo de los conservadores de las colecciones, mientras las profesionales explican el porqué de cada parte del proceso. Así se puede dar a conocer, de forma original, abierta y sencilla, la necesaria labor de conservación de las obras de arte y diseño de los museos.

Restauraciones en abierto, también en redes sociales

¿Cuándo se apuntarán otras instituciones culturales a dar a conocer su patrimonio a través de nuevos vídeos ASMR?

¿Te ha gustado esta lectura? Suscríbete para recibirlos próximos artículos en tu correo

* indicates required

1 Comment

  1. Cristina Requena el 08/07/2021 a las 19:28

    La verdad, fascinante, me ha parecido una genialidad. Una lista más añadida a mis favoritas!

Deja un comentario